Nuestra Historia
El Hotel Monte da Provença nació del sueño de los propietarios, Maria y Joachim. Después de décadas como ejecutivos internacionales en una de las compañías multinacionales más grandes del mundo, ambos siempre soñaron con crear un lugar único donde pudieran recibir a personas de todo el mundo, en un ambiente sofisticado, mágico y familiar.
Del sueño a la realidad, fueron necesarios casi 15 años y muchos retos a superar. ¿El resultado? Un lugar donde el confort moderno y la tradición del Alentejo se encuentran y donde todo fue seleccionado pensando en ti... creando un lugar donde quieras quedarte... Ser feliz... y volver... rodeado de naturaleza. 

Entorno
Dentro de la propiedad tenemos un viñedo, huerto de naranjos, huerto de nogales, plantación de olivos, pequeño lago y varios lugares con encanto.
Estamos a 5 km de Elvas (patrimonio mundial de la UNESCO), a 30 km del histórico pueblo de Vila Viçosa y a 14 km de Badajoz.
A pocos km tienes la presa de Caia y no mucho más la presa de Alqueva (el lago artificial más grande de Europa).

Historial de la propiedad
Hacia el final del Reinado del Rey D. Fernando de Portugal (1350-1369), llegaron a este lugar monjes procedentes de la Serra de Ossa". Con lo que cultivaban en la finca aseguraban su sustento y ayudaban a los pobres. ("proviam aos pobres" en portugués) Como en esta finca había agua/manantiales y buen suelo, era un buen lugar de "provença" (que significa sostener/alimentar). Por lo tanto, el nombre de la propiedad.
Lourenço Annes Reguengo y Margarida Domingues, su esposa, donaron esas tierras a los monjes. Durante los siglos la finca perteneció a varios otros propietarios y en el año 2000 fue comprada por los propietarios reales como una ruina.

Visión
Tradición, confort e innovación rodeados de naturaleza.
Misión
Demostrar que el Alto Alentejo combina armónicamente tradición, sofisticación y protección de la naturaleza aliada a la cultura y la historia.
Valores
Ética
Protección de la naturaleza
Armonía
Felicidad

Somos una unidad hotelera que trata de proteger y conservar no solo la naturaleza, sino también el patrimonio y la cultura de la región del Alentejo.
Estamos a favor del desarrollo sostenible preservando al mismo tiempo los valores humanos".